El trading es un término que cada día se vuelve más conocido por representar una alternativa para los venezolanos frente a la hiperinflación que afecta el país. Esta actividad consiste en la compra y venta de instrumentos financieros con la finalidad de obtener ganancias. Los activos pueden ser acciones de empresas, materias primas, divisas y criptomonedas que se cotizan en el mercado bursátil.

En un escenario caracterizado por la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos, el trading resalta como una opción de inversión atractiva que no sólo permite generar ingresos en el presente. También puede convertirse en un estilo de vida mediante el cual se puede alcanzar libertad financiera en el mediano y largo plazo.

El conocimiento público de esta práctica está directamente relacionado con la evolución de la economía digital. Gracias a los avances, millones de personas pueden acceder a distintos mercados con tan solo acceder a las plataformas digitales especializadas para operar. Un ordenador, una Tablet o un celular inteligente con conexión a Internet pueden convertirse en herramientas para ganar dinero de forma sostenida.

Adicionalmente, son necesarios los servicios de un bróker, un capital de inversión y la selección de una plataforma de trading. Estos requerimientos representan una menor complejidad frente a los trámites que se requerían para invertir en el pasado.

Los antiguos inversores debían acudir personalmente a intermediarios como la banca, los fondos de inversión y casas de corretaje porque eran quienes podían conectarse con las grandes bolsas de valores del mundo.

Por otro lado, más allá de los aspectos técnicos, el principal requisito para ser un trader exitoso es tener una formación de calidad que le permita conocer el mercado, crear una estrategia de trabajo efectiva  y tomar decisiones correctas que se traduzcan en rentabilidad.

En ese sentido, convertirse en trader significa asumir un proyecto de crecimiento personal y económico con visión de futuro.

La libertad y responsabilidad de un trader

Al ser un trabajo no convencional, el trading otorga libertad para diseñar estrategias y dinámicas de trabajo propias. Esto a su vez  trae consigo beneficios como no tener jefe, contar con flexibilidad de horario y poder trabajar desde el lugar que se desee.

Estas características convierten al trading en una alternativa para los venezolanos, debido a que muchas personas han optado por trabajar de forma independiente. Además, el confinamiento social surgido por la pandemia del Covid – 19 ha provocado que, ahora mucho más que antes, se considere la tecnología como una fuente de ingresos.

Pero, aunque esas sean las características del trabajo soñado por todos, ser trader requiere disciplina y dedicación. Como ya se mencionó, una de las claves para triunfar con esta actividad es formarse para tener conocimientos sobre la economía y el mercado en el que se va a operar.

Una vez adquiridos los saberes, se debe elaborar un plan de trading de acuerdo al tipo de trader que se desee ser  y a las expectativas que se tengan en el corto, mediano y largo plazo. En este punto es indispensable ser constantes para seguir la ruta trazada y tener paciencia para esperar los resultados.

En ese sentido, es necesario tener en cuenta que los frutos de un trabajo no usual no suelen ser los acostumbrados, pero ¡pueden ser mejores! Es decir, el trading no te garantiza un salario establecido. Tus ingresos se incrementen con el tiempo, dependiendo de las decisiones positivas o negativas del trader. Una vez alcanzada la estabilidad, puede convertirse en un negocio rentable.

Un camino lleno de emociones

Hacer trading es subir a una montaña de emociones, debido a que las probabilidades de ganar o perder están sujetas a riesgo. Al momento de operar pueden aflorar en los inversores sentimientos como la incertidumbre, prepotencia, soberbia avaricia y miedo. Por ello, es imprescindible tener inteligencia emocional para no permitir que la euforia o el desánimo dañen la estrategia de trabajo.

Aquí entra en juego la psicología del inversor o el psicotrading, un concepto interdisciplinario donde se combinan la economía, la psicología y la neurología. El psicotrading se encarga de estudiar los comportamientos no racionales de los inversores para ayudarlos a tomar decisiones correctas y prevenir las desviaciones.

El psicotrading brinda estrategias a los traders para mantener un equilibrio en sus sentimientos. Un exceso de felicidad o de tristezas puede ocasionar sesgos en su lectura de mercado. Para entender esto, se debe tener presente que las emociones pueden manifestarse en forma de ciclos, con altos y bajos.

Se puede comenzar con optimismo, entusiasmo, excitación y un pico máximo de euforia. Luego, pasar a la ansiedad, negación, miedo, desesperación, pánico y tocar un fondo de abatimiento. En este momento es importante conservar la firmeza, no rendirse y estar atentos ante las oportunidades financieras.

Si se logra superar ese mal momento, puede sobrevenir un nuevo ciclo de recuperación donde el trader experimente depresión, esperanza, alivio y llegue de nuevo al optimismo. Tener plena conciencia de que las buenas o malas rachas no son permanentes es de suma importancia para triunfar en el trading.

Alerta ante el engaño

En el mundo del trading las emociones y las expectativas son los motores que impulsan a las personas. Por ello, se debe estar alerta frente a la manipulación y la mentira. Muchas personas, grupos de inversores se aprovechan de las necesidades y ganas de crecer de la gente para involucrarla en dinámicas de negocio deshonestas.

La promesa de una vida llena de lujos con pocas horas de trabajo y sin esforzarse es una oferta engañosa que atrapa a muchos. Las personas pueden quedar inmersas en estructuras piramidales o de multinivel, en negocios donde operan recibiendo indicaciones de terceros o en los que se les solicita ceder su capital de inversión.

Estas experiencias pueden causar desilusión y malas percepciones sobre el trading. Por esta razón, se recomienda trabajar con instituciones certificadas que ofrezcan una posibilidad real de crecimiento mediante la formación.

Cada vez son más las personas que aprovechan las posibilidades que ofrece la economía digital. En ese sentido, el trading figura como una alternativa para que los venezolanos no sólo sobrevivan a la crisis económica que atraviesa el país sino que sean capaces de trascenderla.