Sabemos que para lograr el desarrollo en cualquier ámbito de un país o población, se requiere de la tecnología y más cuando se trata de querer hacer crecer la economía del mismo. Entonces, en Fintech 4.0 vemos necesaria la unión entre la banca con nuestra organización, y de ésta forma lograr la combinación perfecta entre tecnología y finanzas.

No todas las personas que habitan un país tienen los conocimientos necesarios o al menos básicos para entender lo profundo del tema, pero esto no es un objetivo imposible de lograr. Trabajar en proyectos de inclusión que permitan hacer llegar información referente, hasta en las zonas rurales, nos llevará a un gran avance digital, y lograremos facilitar incluso la economía para personas del sector agrario, aún cuando sus conocimientos en el área tecnológica no sean los más profundos o especializados.

Es necesario trabajar para crear al menos una plataforma inicial, donde todos podamos realizar transacciones de forma rápida, fácil y segura entre personas e instituciones financieras, incluyendo a las zonas más desconectadas del país. De este modo venceremos el obstáculo en la lucha contra el atraso económico y tecnológico, como también la pobreza y la desigualdad.

Las empresas Fintech tienen en sus manos el poder de desarrollar la nueva economía digital, y dar paso a la evolución financiera con la creación de una banca digital de la mano con el sector bancario comercial, estableciendo acuerdos que beneficien al público y a su vez a ambas empresas, considerando el tema tecnológico como un segmento rentable.