Las empresas fintech son aquellas que se dedican a ofrecer servicios financieros y de seguros a través de las nuevas tecnologías. El principal objetivo de estas compañías emergentes o startups es permitir que los usuarios realicen trámites -que antes requerían la intervención de entidades financieras tradicionales- desde cualquier lugar con tan solo un clic.

En ese sentido, las empresas fintech abarcan áreas de negocio como las finanzas personales, pagos y cobros mediante dispositivos móviles, préstamos, inversión, financiamiento a empresas y particulares, comparación de productos financieros, consultoría, asesoramiento, remesas, entre otras.

La posibilidad de tener a la mano esta variedad de servicios representa un avance en materia de inclusión financiera en lugares donde la banca no puede cubrir la demanda de servicios. Además, contribuye a que la economía funcione de manera rápida, segura, eficiente y personalizada, con independencia de los ecosistemas financieros tradicionales del mundo.

Las empresas fintech se valen de la tecnología para garantizar su óptimo funcionamiento y mejorar el servicio que ofrecen a sus clientes. Asimismo, persiguen aumentar su rentabilidad y crecer de forma sostenida en el tiempo. Entre las tecnologías utilizadas por las fintech destacan:

1. Plataformas operativas

Las plataformas constituyen el principal cimiento de las fintech. Desde los inicios de la era digital hasta hoy, éstas han evolucionado en sistemas complejos que permiten el almacenamiento e intercambio de datos y la realización de transacciones en línea. Según sus funciones, cada empresa fintech utiliza distintas plataformas y las hace amigables para sus usuarios.

De esta manera, la economía digital se desarrolla cada día y permite que a través de las pantallas se realicen préstamos, transferencias internacionales, donaciones, compras y otros trámites que antes requerían el contacto físico  y la intervención de terceros. Las tiendas online, las páginas de crowdfunding y los sitios web para realizar transacciones financieras son algunas de plataformas más comunes aplicadas a la economía y las finanzas.

2. Inteligencia artificial

La inteligencia artificial se refiere a la capacidad que tienen algunas máquinas para “aprender” y realizar tareas del intelecto humano. Esta tecnología es de gran ayuda para las fintech, gracias a que les permite mejorar y automatizar muchos de sus servicios, especialmente la atención al cliente.

La existencia de robots que atienden llamadas o chatbots que responden preguntas comunes de los usuarios representa para las empresas la posibilidad de ofrecer servicios rápidos, eficientes y personalizados. Además, les permite ahorrar gastos y enfocar la energía de su personal en tareas más complejas.

Gracias a su capacidad predictiva y de detección de patrones, la inteligencia artificial también destaca en el mercado bursátil con la presencia de robots capaces de predecir los movimientos de la bolsa y hacer sugerencias acertadas a los inversionistas. Riesgos, turbulencias y oportunidades de negocios son algunos de los escenarios que se pueden pronosticar.

3. Tecnologías para crowdfunding y crowdlending (financiamiento de la empresa)

El crowdfunding y crowdlending son plataformas utilizadas por las empresas fintech para obtener financiamiento de forma directa y sencilla. El micromecenazgo o crowdfunding permite realizar donaciones desinteresadas a personas o proyectos. También hace posible que inversionistas compren acciones de startups que proyectan tener un gran crecimiento.

Por su parte, el crowdlending es una plataforma que posibilita la realización de préstamos a negocios con condiciones de pago establecidas. En esta modalidad, los prestamistas cumplen el mismo rol ejercido por la banca tradicional, con la diferencia de que se establece una relación sin intermediarios.

4. Big data

El big data y su capacidad para almacenar y procesar grandes cantidades de datos es de gran ayuda para las empresas fintech. El análisis de datos permite a las empresas tomar decisiones y predecir acontecimientos futuros. El comportamiento de los clientes, las ventas de un determinado producto y  la receptividad del público ante una campaña publicitaria son datos sueltos, que después de ser sometidos a análisis predictivos, arrojan información valiosa de la cual se pueden obtener conclusiones y emprender acciones en beneficio de la compañía.

El big data también ayuda a organizar los datos y mostrarlos de una forma en la que pueden ser comprendidos fácilmente. Con el conocimiento de la información se puede prestar atención a los clientes de acuerdo a sus preferencias, se evalúan los riesgos de la empresa, se afianzan sus fortalezas y se aplican estrategias para la captación de nuevos clientes. Asimismo, el almacenamiento de datos y la predicción de patrones arrojan alertas ante la posible comisión de delitos como estafa y falsificación de identidad.

5. Blockchain

La blockchain o cadena de bloques es una tecnología utilizada por diversas empresas emergentes, gracias a la seguridad que ofrece. Es conocida mayormente por ser la plataforma con la que trabaja la criptomoneda madre Bitcoin. Al ser una red distribuida en miles de ordenadores ubicados en distintos lugares, es improbable que pueda ser manipulada o hackeada. Además, garantiza una total transparencia al contar con un libro contable de acceso público en el que se pueden verificar las transacciones hechas con criptomonedas.

Sin embargo, la utilidad de blockchain se extiende más allá del uso de monedas criptográficas. Puede aplicarse para la creación de contratos inteligentes, registro de expedientes, almacenamiento e intercambio de datos de forma segura, entre otros usos.

Abrir chat